miércoles, 5 de julio de 2017

REFRITO DE MOÑO


Sin más te pregunto: ¿De qué manera funciona tu ilusiómetro? Qué ocurre? Aún no sabes que contestarte? 
Yo te puedo hablar de la efectividad y las indicaciones directas de tu refrito de moño, quizás te ayude…
El primer paso es hacerte el moño, y por favor no en cualquier sitio, has de situarlo lo más alto que puedas, ese es el concepto.
Seguidamente, no pensarás jamás en lo acertado de la altura de tu moño, no te preocupes por Ícaro, él volaba muy alto o muy bajo, ese fue el motivo de abrasarse con el sol y ahogarse con las olas. Tú moño en lo más alto de tu mollera nunca estará en peligro de fuego ni en riesgo de explosión. Ten en cuenta que el  moño bajo te convertirá en mediocre, y los mediocres tienen altas deficiencias a la hora de solucionar sus problemas y anhelos. Anhelos he dicho, no deseos. Mira bien eso, puesto que los anhelos son aún más poderosos.
El tercer paso sería tener claro cómo garantizar la salvación de tus sueños, evitando su asesinato u homicidio. Recordar continuamente que matar gigantes con balines o moscas a cañonazos es totalmente ineficaz e improductivo.
La siguiente indicación se refiere al magnetismo, es decir, a ese conjunto de fenómenos atractivos y repulsivos producidos por los imanes y las corrientes eléctricas. Entonces recuerda: para ser magnético tienes que atraer y REPELER. Repeler aquello que no te va a aportar nada, a aquellos no alineados con tus valores, ladrones de guante blanco de energía. Y así, cuando se den cuenta de que no hay sangre que chupar, se irán.
Llegado a este punto, la venidera acción consiste en: SITUARSE EN EL MAPA!!!! Situarse de tal manera que lo importante sea cuanta gente te echará de menos si mañana no vuelves. Y para eso no tienes que borrar ni a tu orgullo ni a tu desobediencia. Simplemente hacer un buen cálculo de fronteras cruzadas, que te haga competente en coraje, apto en  capitanía de sacudidas inesperadas.
Situado en el Mapa, haz predicciones basándote en lo que ves, pero recuerda: los ojos no mienten, el cerebro sí!!!! Entonces dirige tus flechas, tu arte y tu sensatez a todo aquello que sea creyente (en lo que sea) y a todo aquello que proyecte creencias enraizadas, lo suficientemente profundas y especializadas en sublevación, al estilo propio de una zanahoria aclimatada.
Y por último, contrátate!!!! Redacta tu propio contrato ajustado a la altura de tu moño. Con las condiciones y las transformaciones de tu valentía, dónde digas la verdad sobre lo que ves y con derechos de imagen absolutos sobre lo que dices. Con confianza, con historia, con humanidad  y singularidad.
Y ante todo, finalmente saca jugo (mejor con licuadora) a tu refrito de moño, a ese repleto de tiovivos veloces, eléctricos y a veces despiadados. Exprime, extrae lo sabroso y deshecha pulpas de arrugadas  texturas con sabores amargos.
Todavía no eres capaz ni de sospechar la intensa esencia y capacidad voladora que puedes encontrar en tu moño, en ese que subiste a la cima, que hace palanca a la baja autoestima... en ese que ya está lo suficientemente alto para que el alma pueda sestear calmosa, tranquila y silenciosa. 


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario